El Curi tiene un murallón al arco, el cual lo ha protegido de varias caídas. ¡Aplausos para nuestro portero!

Curicó (Sergio Coilla / Curicó Albirrojo) –  Un grupo de amigos hinchas del Albirrojo suelen reunirse cada semana a compartir un par de cafés en el medio del centro de la ciudad. Ellos, por allá en 2015, ya hablaban de un nuevo arquero. ¿Su nombre? Jorge.

Decían que estaba muerto. Que quién era él, que traerlo a Curicó Unido a ser banca de Luis Santelices sería sumamente peligroso, y en aquel duelo frente a O’Higgins por Copa Chile comenzó su período como 1 de la Albirroja de manera difícil. Era normal pensarlo así, quizás, pero otro grupo tenía la esperanza de que sería un arquerazo y el tiempo les dio la razón.

“Deschepción”, “ahora atajai conch#$%&”, “por qué no atajaste así acá”, eran algunas de las frases que escuché en el Sausalito ayer dedicadas a Jorge Deschamps haciendo referencia a su pasado evertoniano.

Jamás se hizo la fama que ha logrado acá. Jamás fue tan querido como lo está siendo aquí. Si pareciera que esa tapada a Arturo Sanhueza frente al puntero Temuco en 2016 aún me tiene con el corazón en la mano. ¡Qué hazaña!

Tremenda la tarea que ha tenido Marcoleta los últimos años con dos porteros de gran nivel jugando en Curicó Unido. Algo que pocas veces se ve en nuestro equipo. Si uno no puede estar, sabemos que el otro responderá de gran manera.

Pocos podrán competir con un ídolo como el Santa. Y Deschamps ya pudo hacerlo. Enseñándole trucos a un joven como el arquero de la 19, Andrés Jerez, y ahora siendo clave bajo los tres tubos.  Un parralino humilde, que tuvo su pasado en Naval o Arica, aunque eso hace mucho.

Seguramente no lo quisieron tanto como acá.  ¿Puteadas? Obviamente, así es esto y no da para sutilezas. Pero él sabe cómo reaccionar ante ellas. O mejor dicho, no decir nada.

Al más puro estilo del Rey Leonidas en 300, Jorge Deschamps tuvo una noche de batalla en el arco del Curi anoche en Viña del Mar, donde tapó cada pelota que le llegó y que le permitieron evitar una caída de la Albirroja. No me hubiese extrañado que después de esa llegada en los 70′ -que le mereció un monumento- se hubiese levantado a gritar “THIS IS CURICÓ UNIDOOOOOOO”, al más puro estilo de la frase “THIS IS SPARTAAAAAA”. Tremendo su parecido, ¿no?.

Así es su riña. A lo guapo, a lo duro, bajo tres palos. Le queda mucho en la que él ha cimentado como su casa.

Así es Deschamps. No, no hablo de Didier. Hablo del chileno, del ahora curicano, del 1. Un apellido que se queda y que se vuelve parte de un solo idioma.

Hoy por hoy los amigos ya están más viejos, pero su amor por el Curi sigue intacto. De seguro esta semana el dinero que invertirán en su bebestible favorito será en honor a él.

¡Comparte!Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on TumblrDigg thisShare on StumbleUponBuffer this pageShare on RedditPin on PinterestFlattr the authorEmail this to someone