La definición de humildad

Noticias Opinión

Uno de nuestros integrantes analizó la personalidad del entrenador curicano Germán Corengia, y su debilidad en reconocer errores propios y asumir «condoros». 

IMG_6183 (Copiar)

Por: Sebastián Cárdenas

«Virtud que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento». 

Esa es la definición que la Real Academia Española hace de la palabra «humildad» en su sitio web oficial www.rae.es .

Humildad. Quizás eso es lo que le ha faltado al entrenador de Curicó Unido, Germán Corengia. El argentino, que llegó al banquillo del Curi en 2014, y que cumplió un aceptable primer semestre al mando del albirrojo, pero que en 2015, una vez más, fue demostrando que lo que menos tiene en su manera de trabajar, es humildad. Aquella facilidad de reconocer sus propios errores, de buscar la manera de asumir las cosas. Pero hasta el día de hoy, el ex entrenador de Concepción y Lota continúa siendo agrandado y soberbio, rondando en su boca frases como «el diario del lunes» o «hicimos un partido correcto», en especial cada vez que pierde. No niego que después de la derrota ante Coquimbo escuché por ahí cosas como «asumo mi responsabilidad» ante medios locales.  Pero ¿Por qué no dijo eso antes?, no se estaría comiendo columnas como esta, o los cientos de tweets que le han llegado.

¿Y ahora qué? Sólo le estamos pidiendo dignidad, y que cuide sus palabras mientras esté en el banquillo del primer equipo del glorioso Club Deportes Provincial Curicó Unido. Eso es de caballeros. Eso es tener dignidad y demostrar humildad, una cualidad que hasta aquí no ha expuesto en un 100%. Asuma sus errores, amigo. O como usted mismo dice: «Hay que hablar menos y trabajar más»: