[OPINIÓN]: «ESTUVE EN EL SALVADOR»

Partidos Inolvidables Relatos

(CuricóAlbirrojo/Rodrigo Fuentes) Este martes 9 de abril se cumplieron dos años desde aquel compromiso jugado en pleno desierto de El Salvador donde Curicó Unido frente a Deportes Copiapó, logró el campeonato de la Primera B, ascendiendo a la división de honor.

¿Qué importó el deslucido cero a cero que resultó el partido frente a Deportes Copiapó?, lo rescatable fue la previa y post partido.

La gran hazaña, repetida después de ocho años, llevó consigo el traslado de cientos de hinchas curicanos, que tuvimos que recorrer más de mil kilómetros para llegar al desierto extremo, al Estadio El Cobre.

Me acuerdo perfectamente de ese equipo comandado por Luis Marcoleta que se paraba frente al local. Los números fueron notables, más de 20 fechas invicto, la tercera defensa menos batida y la delantera más goleadora.

Lo importante es que desde ese momento no hemos dado paso en falso, seguimos escribiendo en el libro de historia de la institución.

Nuestra corporación ha hecho las cosas bien, con baches en el camino, pero al final nos plantamos en primera con un fútbol que mantiene parte de esa fisonomía mostrada en aquel campeonato.   

Estuve en El Salvador, fui a comprar al único supermercado de la zona, donde más que adquirir productos, la gente lo utilizaba como centro de conversaciones vecinales. Conocí Bahía Inglesa, Caldera, Chañaral y a una pareja de curicanos que desde Copiapó nos llevaron a mí y al ¨Pedalero del Gol”, después de una hora de caminar con resaca, por el costado de la desértica vía minera.

Fuera de los números y las claves del equipo, sin duda hay que recalcar el buen juego, la vital la labor cometida por los dirigentes, socios, hinchas y simpatizantes.

Este club lo hace la gente, somos una verdadera familia, por eso no olvidar que vivimos un dulce momento y un futuro nuevo, donde cada partido es un párrafo más en el libro institucional.